• HOMBRE
  • MUJER
  • NIÑO
  • NOVEDADES
  • DEPORTES
  • COLECCIONES
  • OUTLET
El carrito está vacío

LA IGUALDAD DE GÉNERO SEGÚN WATOTO WASOKA

adidas forma equipo con Common Goal y compromete el 1 % de las ventas globales netas de balones de fútbol hasta 2023, con el fin de fortalecer nuestro compromiso con las comunidades de fútbol de todo el mundo y crear un juego más inclusivo para todos. Con esta serie de contenidos, la comunidad adidas fútbol y Common Goal exploran historias de la comunidad que muestran cómo pueden los jóvenes encontrar su camino y su fortaleza gracias al fútbol y convertirse además en una parte activa del cambio que ellos mismos quieren ver en su comunidad. Presentamos a Sharon.

Cuando Sharon vivía de niña en Kansanga, un barrio de Kampala, la capital de Uganda, quería jugar de centrocampista o tal vez de delantera. Pero los chicos la pusieron en la portería. En aquel entonces, a las chicas a veces les ponían trabas incluso para entrar al campo. Cuando era niña, en su barrio de Kampala había ciertas leyes no escritas que regían la vida. Cosas que los niños podían hacer y cosas que las niñas no. El fútbol era cosa de chicos, les decían. El fútbol ha sido durante mucho tiempo el deporte principal en Uganda. Cuando jugaba la selección nacional, las calles de Kampala en los alrededores del Estadio Nacional se paralizaban, atestadas de coches y gente. Los aficionados se reunían en los cines o en el estadio y echaban el día disfrutando del fútbol. Era como un día festivo.

Sin embargo, esto no sucedía si el torneo era de fútbol femenino.

athlete standing in the ground

Pero, ¿sabes lo que es no poder aguantarte las ganas de hacer algo? Sharon creció viendo al Arsenal. Idolatraba al equipo de Arsene Wenger: el estilo de Santi Cazorla, la tenacidad de Mathieu Flamini. A veces, con su hermano, iba a ver los partidos en los cines de la ciudad donde los retransmitían. Aun así, si pensaba en su carrera, las cosas eran más difíciles.

En el deporte hay que tener modelos a seguir. Alguien en quien puedas inspirarte, un camino a seguir cuando persigas el sueño que tengas para tu vida, sea el que sea. Todo joven necesita a ese alguien. Sharon ha tenido algunos de esos en su viaje. Cuando tenía unos 14 años, salía de la ciudad para jugar en campos de fútbol remotos.

Lejos del ruido, las miradas críticas y los vecinos que le contarían a su madre lo que estaba haciendo. En esa lejanía podía ser libre.

En esos campos encontró a chicas jugando al fútbol y a las entrenadoras estadounidenses Kate y Kelsey, que estaban en el país colaborando con la organización Soccer Without Borders. Recibió sesiones de entrenamiento. La pasaron de portera a centrocampista, y luego a delantera. Le dijeron que el Arsenal también tenía un equipo femenino y que en EE. UU. había equipos femeninos que jugaban profesionalmente. Pasado un tiempo, incluso hablaron con la madre de Sharon y la convencieron de que le permitiera jugar. Estos fueron sus primeros modelos a seguir en el deporte. Todo jugador joven los necesita.

La orientación que recibió le dio un gran empujón. Comenzó a jugar para equipos femeninos en toda la ciudad, incluida la escuela secundaria Princess Diana en Munyonyo y la Muteesa 1 Royal University en Mengo. Incluso representó a Uganda en un torneo internacional en Nigeria. Perdieron en las semifinales contra los anfitriones, pero la experiencia mereció la pena.

KS Sparta 09 team members

Uno de los equipos en los que jugó fue el KS Sparta 09. Estaba vinculado a la fundación Watoto Wasoka, una organización juvenil de fútbol para el desarrollo que opera en Kampala. Su objetivo último es utilizar el deporte como una herramienta de cambio social para los niños que viven en los barrios marginales de Uganda. Su lema es Football Made in Slums (Fútbol hecho en los suburbios). Con su equipo y un grupo de voluntarios, llevan organizando desde 2009 programas y torneos para niños en los barrios marginales. Ayudan a los niños proporcionándoles educación, dándoles acceso a los servicios básicos y asistiendo a quienes sufren adicciones y problemas afines. Y lo hacen todo a través del fútbol. En vacaciones, organizan el esperado «Slums Derby», uno de los torneos más grandes de la ciudad al que acuden más de mil niños. A otro de sus eventos, «Campamento de Navidad» suelen asistir cerca de 3000 personas.

Después de jugar para Sparta 09, Sharon comenzó a involucrarse en la organización, colaboró como voluntaria y luego fue entrenadora de Watoto Wasoka. Cuando Sharon comenzó, la organización, que cuenta con el apoyo de Common Goal, acogía principalmente a niños. De modo que, junto con una amiga, se sumergió en las comunidades en busca de niñas que quisieran jugar al fútbol. Pero en su primera sesión, solo se presentaron cuatro chicas. Así que Sharon y su amiga cambiaron de táctica. Organizaron un taller de gestión de la higiene menstrual en sus oficinas, e invitaron a las niñas. Fue su primer programa. Después, comenzaron a llegar comentarios de las familias de las comunidades locales, padres que estaban agradecidos de que sus hijas hubieran podido encontrar estos talleres.

KS Sparta 09 members playing football

«El entrenamiento me está dando la oportunidad de aportar a la comunidad y ayudar a las niñas y jóvenes a acceder a oportunidades como la educación, mejorando su salud. Como entrenadora puedo convertirme en ese modelo a seguir tan necesario dentro de la comunidad».

Los talleres comunitarios son la base del trabajo de Watoto Wasoka. Sharon se ha metido de lleno en ellos. Su programa Football 4 WASH se centra en proporcionar agua, saneamiento e higiene (WASH, por sus siglas en inglés). Y también está BUREF, abreviatura de Building Resilience through Football (Generar resiliencia a través del fútbol). Es un programa de salud mental y bienestar que se puso en marcha después del aislamiento y la interrupción que impuso la pandemia. Por supuesto, incluía el fútbol. El fútbol está en el centro de todo lo que hace Sharon. Comenzaron a integrar equipos femeninos en el Slums Derby. En la última edición, donde participaron 134 equipos, 47 de estos eran femeninos. También crearon su propia versión, que llamaron el Derbi de Mujeres. Se llenó de gente. Cerca de 50 equipos se presentaron para este derbi, para jugar a fútbol 7 y fútbol 11. A través del fútbol, los jóvenes de la comunidad están aprendiendo habilidades que necesitarán en sus vidas.

«Siento que los desafíos que tuvimos que afrontar me dieron la oportunidad de crecer. Soy consciente de las oportunidades que no tuve cuando era joven, y estoy tratando de generarlas para las jóvenes».

women holding trophies

Las cosas están cambiando ahora en Kampala y los suburbios. Hay una posibilidad para que las niñas jueguen al fútbol, una hoja de ruta y un modelo a seguir. Sharon también sigue jugando al fútbol. Juega en el Club de Fútbol Femenino de la Universidad de Makerere. Recientemente ganaron la Elite League, lo que significa que la próxima temporada competirán en la Super League. Sharon fue galardonada con el MVP, y algunas de sus jóvenes sobrinas la vieron en la televisión, jugando en la final de la temporada y luego recogiendo su trofeo a la mejor jugadora. Es decir, cuando las futuras mujeres futbolistas de Kampala ven a esta mujer modelo a seguir, se sienten dispuestas a lograr su propio ascenso también. Y organizaciones como Watoto Wasoka y entrenadoras como Sharon están igualmente listas para acogerlas.

Etiquetas
adidas